La estrategia y la táctica

Tormenta del Desierto

En las primeras horas del 2 de agosto de 1990 tropas iraquíes iniciaron la invasión de Kuwait. En pocas horas la ONU había condenado el no provocado ataque iraquí y el gobierno Americano, apoyados por una coalición de 29 países, comenzaron a planear una respuesta militar masiva. 

El 17 de enero de 1991 las fuerzas de coalición iniciaron la operación Tormenta del Desierto para liberar Kuwait.

Las acciones se iniciaron con ataques aéreos en masa contra objetivos estratégicos en todo Irak. Después de 100 horas de ofensiva y tras desmoronarse la moral de las fuerzas iraquíes, el 25 de febrero Kuwait fue liberado.

En todo momento, el Jefe de las Fuerzas de la Coalición SABIA lo que tenía que hacer, PUDO hacer y QUISO hacer.

Kuwait vs Irak

El PODER, QUERER y SABER

Estas tres palabras en mayúsculas son vitales para cualquier estrategia o táctica y en general, para cualquier acción que emprendamos en nuestra vida.

De nada nos sirve saber y querer derrotar a alguien si no podemos hacerlo por carecer de los medios o por causa de alguna circunstancia. 

La guerra del Yom Kippur

Las fuerzas de defensa Israelitas comenzaron con serias pérdidas tanto en hombres como en terreno. 

En el Sinaí, los Egipcios habían conquistado toda la península y en los Altos del Golán, los Sirios parecía que iban a barrer a los Israelitas y arrojarlos al mar. A los pocos días, se invirtió la situación: las fuerzas judías habían cruzado el Canal de Suez y ahora nada impedía que llegaran hasta El Cairo. 

Israel QUERÍA y SABÍA cómo derrotar totalmente a estos dos enemigos. Pero no PODÍA

En apoyo a sus aliados árabes, la Unión Soviética formuló amenazas muy serias (incluida una guerra nuclear) lo cual forzó a los judíos a parar la ofensiva. Querían, sabían, pero no pudieron derrotar totalmente a sus enemigos.

Aníbal

Aníbal había vencido a los ejércitos romanos en Cannas. Anteriormente les había derrotado en otras batallas, por lo que ya no quedaban fuerzas romanas entre las fuerzas cartaginesas y la capital Romana. 

Aníbal PODÍA y SABÍA cómo tomar Roma, pero No QUISO acabar la guerra con la total derrota del enemigo.  

Los romanos aprovecharon el tiempo que Aníbal y su ejército perdieron en Italia.

Con un desembarco en Cartago, las fuerzas romanas hicieron volver a Aníbal para defender su propio territorio. 

Anibal en la estrategia y la táctica

Finalmente los cartagineses perdieron la guerra. 

Roma no cometió el mismo error que Aníbal y destruyó totalmente a su enemigo. 

Otra enseñanza que podemos sacar es que Aníbal sabía ganar batallas, pero que no supo ganar la guerra. 

Aníbal dominaba la TÁCTICA, en ESTRATEGIA ganaban los romanos.

La caballería Yankie

Puede ocurrir que se pueda y se quiera ganar, pero que no se sepa…

El General Custer, en la Guerra que mantuvieron contra la nación indígena, tenía medios superiores a los Siux. No contó que éstos sabían cómo ganarle además de que la Caballería Yankie cometió una serie de fallos achacables a la incompetencia del general Custer. Todos sus jinetes murieron con las botas puestas, murieron por no saber realizar su oficio. 

Años más tarde los Siux fueron derrotados y prácticamente destruidos, tanto física como moralmente.

En próximos posts expondremos los conceptos generales de ESTRATEGIA y TÁCTICA

Conceptos enfocados en general hacia la faceta político-militar, aunque si se capta el concepto, estas ideas se pueden aplicar a cualquier faceta de nuestra vida, desde la resolución de problemas personales hasta el manejo de empresas y organizaciones de gran complejidad.

“La guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien.

No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es más querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros.

– SUN TZU (El Arte de la Guerra) –

Deja un comentario